24 noviembre 2009

Arquetipo 2

2010.

Anuncios

Volar y hacer el amor

26 agosto 2009

volando

[Fragmento de El espantapájaros (al alcance de todos) de Oliverio Girondo. La redacción data del año 1932]

No se me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! —y en esto soy irreductible— no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!

Ésta fue —y no otra— la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa.

¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?

¡María Luisa era una verdadera pluma!

Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres.

¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. “¡María Luisa! ¡María Luisa!”… y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.

Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.

¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera…, aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas! ¡Qué voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes la de pasarse las noches de un solo vuelo!

Después de conocer una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?

Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.

peppers

Según diversas fuentes y una entrevista que Chad Smith, bataca de los Red Hot Chili Peppers, dio a billboard.com, el cuarteto de Los Angeles regresará a los estudios de grabación después de dos años sabáticos  que se tomaron al terminar su gira del Stadium Arcadium. Las estadísticas nos dejan pensar que Rick Rubin, ese genio del mundo musical, será otra vez el productor de la picante banda.

Smith ha mencionado que espera que el bajista Flea y el guitarrista John Frusciante regresen con innovaciones musicales pero que harán muchas improvisaciones de donde irán surgiendo las canciones pues en su propia voz: «Eso es lo que hacemos normalmente. No sé por qué debería ser distinto».

Todo parece ser que el 2010 nos dejará escuchar la nueva producción de esta megabanda y ¿por qué no?, también podríamos tenerlos de vuelta en nuestro país.

John Hughes (1950-2009)

6 agosto 2009

Ícono indiscutible del cine ochentero y director de esa pequeña película imprescindible para todo aquel que aun se sienta, aunque sea un poco, adolescente: The breakfast club. John Hughes murió hoy a los 59 años sin demasiada gloria. Desde este  blog, pedimos al que se haya sentido identificado alguna vez con uno de los cinco personajes de esa película que en su próximo desayuno piense que no estamos solos (The breakfast club), oprima el botón de enter de su computadora al leer esto (Weird Science) y cuando se rasure no olvide imitar la clásica posición de Macaulay Culkin en Home alone (John Hughes fue su guionista).

Gran salto

20 julio 2009

La Luna avanzaba en un firmamento de límpida pureza, apagando al pasar el centelleo de las estrellas. Recorría entonces la constelación de Géminis, y se hallaba casi a la mitad del camino del horizonte y el cenit. No había, pues, quien no pudiese comprender fácilmente que se apuntaba delante del objeto, como apunta el cazador delante de la liebre que quiere matar y no a la liebre misma.

Un silencio imponente y aterrador pesaba sobre toda la escena. ¡Ni un soplo de viento en la tierra! ¡Ni un soplo en los pechos! Los corazones no se atrevían a palpitar. Todas las miradas convergían azoradas en la boca del columbiad.

Murchison seguía con la vista la manecilla de su cronómetro. Apenas faltaban cuarenta segundos para el momento de la partida, y cada uno de ellos duraba un siglo.

Hubo al vigésimo un estremecimiento universal, y no hubo uno solo en la multitud que no pensase que los audaces viajeros encerrados en el proyectil contaban también aquellos terribles segundos. Se escaparon gritos aislados.

-¡Treinta y cinco! ¡Treinta y seis! ¡Treinta y siete! ¡Treinta y ocho! ¡Treinta y nueve! ¡Cuarenta! ¡Fuego!

Inmediatamente, Murchison, apretando con el dedo el interruptor del aparato, estableció la corriente y lanzó la chispa eléctrica al fondo del columbiad.

Una detonación espantosa, inaudita, sobrehumana, de la que no hay estruendo alguno que pueda dar la más débil idea, ni los estallidos del rayo, ni el estrépito de las erupciones, se produjo instantáneamente. Un haz inmenso de fuego salió de las entrañas de la tierra como de un cráter. El suelo se levantó, y apenas hubo uno que otro espectador que pudiera entrever un instante el proyectil hendiendo victoriosamente el aire en medio de inflamados vapores.

De la tierra a la luna, Julio Verne, 1865

Pocas veces una película es capaz de reunir a varias generaciones de espectadores. Star Trek es una de ellas.  Padres e hijos acudieron este verano al regreso a la pantalla grande de los legendarios capitán Kirk y el comandante vulcano Spock, ambos al mando de la super nave espacial USS Enterprise. Megaproducción que nos trae el genio del entretenimiento J. J. Abrams.

Con algunas pequeñas deficiencias en la trama pero en general bastante consistente, asistimos a «un nuevo comienzo» en la ya extensa lista de largometrajes, que desde su aparición en los años sesenta, ha cosechado esta exitosa franquicia. J. J. Abrams anunció desde la preproducción de este filme, que se trataba de refrescar la legendaria serie, respetando los lineamientos generales pero creando nuevas aventuras espaciales.

Lee el resto de esta entrada »

pixar-up-logo-large

(Esta reseña contiene spoilers)

Pixar. Una garantía. Boletos bien gastados. La gigantesca convocatoria que el museo MARCO había conseguido a los pocos días de que la exposición Pixar: veinte años de animación se encontrara en su recinto, es el claro ejemplo de que lo que produce Pixar es sinónimo de éxito. Esperadísima desde principios de este año y mínimamente promocionada en la muestra antes dicha.

Up nos narra la historia de Carl Fredricksen, un vendedor de globos ya anciano, que lucha por la no destrucción de su casa —el hogar de toda su vida—, por parte de una compañía que construye rascacielos. Un día tiene la brillante idea de marcharse y cumplir uno de los máximos sueños que él y su esposa, de algún tiempo muerta, habían concebido en su infancia: vivir al borde de una cascada en la tierra salvaje de Sudamérica. Pero no se va solo, se lleva también su casa. Haciéndola volar sujeta a millares de globos comienza esta emocionante aventura por lo más alto del cielo.

Lee el resto de esta entrada »